10 errores cambiar suelo casa

Los 10 errores más frecuentes al cambiar el suelo de una vivienda

Estos son, sin duda, los meses del año en los que más trabajos de reformas se realizan en los hogares. El principal motivo es el buen tiempo, que ayuda a que los materiales sequen antes y a que haya más horas de luz para poder realizar cualquier trabajo. Como empresa de reformas en Huelva, cada año, muchos usuarios se ponen en contacto con nosotros para realizar pequeñas obras en su vivienda.

Los trabajos más solicitados en estas fechas son la pintura de paredes, modificaciones de revestimientos o la sustitución de solerías, entre otros. Precisamente, sobre este última reforma queremos hoy ofrecer una serie de consejos para evitar los errores más comunes que se deben evitar al cambiar el suelo de un inmueble, pues una mala elección de las baldosas no solo va a condicionar la estética de toda la casa, sino que puede complicar labores de mantenimiento como su limpieza o ir perdiendo poco a poco su acabado original.

El mismo suelo para todo: es una opción muy recomendable elegir el mismo suelo para toda la casa, pues ello contribuye no solo a conseguir una unidad estética y armónica, sino a que los espacios parezcan más grandes de lo que lo son en la realidad.

Pensar en global: en la elección del suelo hay que tener en cuenta todos los demás factores estéticos de la vivienda y el futuro equipamiento que piensa instalarse. No tiene sentido colocar una solería de estilo clásico y apostar por una decoración totalmente moderna, o viceversa. Todos los elementos deben ir en consonancia.

Nuevos acabados: una de las tendencias actuales es la de colocar baldosas oscuras, que transmiten modernidad y sofisticación, aunque hay que ser conscientes de que para que luzcan en todo su esplendor hay que colocarlos en estancias amplias.

La belleza de lo clásico: en los últimos años también se han puesto de moda las baldosas hidráulicas. Como empresa de reformas recomendamos colocar estas piezas formando alfombras rodeadas de baldosas de imitación madera o porcelánicas.

Valorar la utilidad: la estética influye a la hora de decidir el suelo, pero hay que valorar otras cuestiones como el tránsito de la zona donde se va a instalar. Por ejemplo, las baldosas cerámicas, la piedra o el microcemento son tipos de solerías de una resistencia elevada.

Para todas las pisadas: aunque no seas de los que caminan descalzo por la casa habitualmente, es recomendable comprobar el tacto de las baldosas antes de comprarlas, pues en lugares como el baño o el dormitorio se agradece apostal por modelos de tacto suave y cálido, pues es probable que en algún momento te descalces.

Cuidado con el desgaste: si optas por un suelo sintético, como los vinílicos, debes prestar atención a su embalaje, pues no todos tienen la misma resistencia al uso. No hay nada mejor que consultar con un experto para evitar experiencias desagradables en un futuro.

Materiales de calidad: escoger modelos de calidad es una garantía. En resumen, elige modelos naturales pero que se mantengan inalterables y suelos cálidos pero resistentes.

Una base adecuada: independientemente del material, es fundamental que la base donde se va a instalar esté nivelada y lisa. Además, si la vivienda cuenta con problemas de humedad, lo primero es aislar la zona convenientemente.

Tras estos consejos esperamos desde Onuasitencia que si estás pensando en renovar el suelo de tu hogar, le dediques un tiempo a reflexionar cuál es el mejor modelo en base a tus necesidades y las características de tu vivienda.

planifica reforma cinco pasos

Planifica tu reforma con éxito gracias a estos 5 pasos

La primavera está a la vuelta de la esquina. Durante esta época del año, junto con el verano, muchas personas se lanzan a hacer una reforma integral en sus viviendas, bien en sus residencias habituales o bien en las de vacaciones, las cuales toca preparar para los próximos meses de verano. Este tipo de obras son generalmente frecuentes en aquellas viviendas que poseen cierta antigüedad o en las que se han adquirido de segunda mano. Desde nuestra experiencia como empresa de reformas en Huelva, en estas fechas del año los trabajos más habituales son las reformas de la cocina o baño y la renovación de los azulejos y solería, sobre todo para renovar su estética porque se considera “pasada de moda”.

En el caso de que estés barajando emprender una reforma integral en las próximas semanas, en Onuasistencia te recomendamos que planifiques todos sus detalles para evitar sorpresas que provoquen que la obra se prolongue más allá de lo previsto y más molestias de las habituales.

  1. Plantear bien las necesidades: lo primero que hay que tener claro son las verdaderas necesidades por las que se proyecta la reforma. ¿Realmente queremos transformar la vivienda? ¿Es necesaria una nueva habitación? ¿Hay que cambiar el suelo por otro diferente? Este paso es más importante de lo que se cree, pues a la hora de buscar a un profesional (o una empresa) que lo haga realidad, cuanta más información podamos aportarle mejor idea del proyecto tendrá lo que se traducirá en un presupuesto más realista. Lo más adecuado es elaborar una lista de las necesidades que se observan en la vivienda y a partir de ahí seleccionar solo las que sean necesarias en realidad. Habitualmente, los espacios que más necesitan una reforma son el baño y la cocina, pues son los que sufren un mayor desgaste por el uso y el paso del tiempo.
  1. Presupuesto: a la hora de solicitar presupuestos a las distintas empresas de reformas o profesionales particulares, es necesario plantear todos los trabajos que se quieran ejecutar, para así evitar sorpresas y gastos imprevistos a lo largo de la obra. Además, también hay que tener en cuenta otros costes como las licencias o permisos, lo que a menudo no se contemplar. Si la previsión de gastos de la que se dispone es ajustado hay que evaluar si alguna partida puede omitirse, aunque hay algunas como las de fontanería o electricidad (en la renovación de una cocina o baño) que nunca deberían eliminarse, pues es posible que con el paso del tiempo estas instalaciones se deterioren y haya que volver a levantar azulejos y baldosas para sustituirlas, con lo que el gasto será mucho mayor.
  2. Buscar profesionales de garantía: es quizá uno de los pasos más importantes, sino el que más, pues es un factor clave para garantizar una óptima finalización de los trabajos. Un buen profesional no solo asesora a su cliente sobre las mejores soluciones y acabados, sino que también le ayuda a ahorrar en costes al encontrar fórmulas mejores para ahorrar tiempo y, por consiguiente, en el importe de la mano de obra. Habitualmente, el mejor método es el “boca a oreja”, el cual se basa en la experiencia anterior de una persona de confianza con una empresa o profesional del cual ha quedado muy satisfecho.
  3. Solicitar permisos: si el profesional contratado tiene cierta experiencia en el sector, deberá conocer cuáles son las licencias y permisos que se necesitan para ejecutar la obra. Salvo los pequeños proyectos como pintura o renovar ciertas instalaciones (agua, electricidad…) los demás sí necesitan de algún trámite ante la administración correspondiente. Asimismo, en el caso de los bloques de propietarios, es más que conveniente informar a la comunidad del inicio de los trabajos. La denominada como Licencia de Actuación Comunicada es imprescindible en aquellas obras sencillas que, aunque no afectan a la estructura del edificio, sí conllevan la renovación de los acabados de la vivienda o una transformación integral de su distribución. Por su parte, los proyectos ordinarios son imprescindibles para proyectos que afecten a la estructura o en fachadas exteriores o en altura.
  4. Supervisar la obra: es fundamental estar pendiente de todo el proceso, desde antes de su inicio hasta su finalización. Solo así se podrá conseguir un resultado completamente satisfactorio. Si se trata de una vivienda familiar, es más que adecuado que todos los miembros del hogar participen en la toma de decisiones, lo que supone además una experiencia bonita, pues se vive en primera persona, paso a paso, la transformación del futuro hogar. En este paso, la figura del arquitecto, si lo hubiere, es imprescindible para asesorar y hacer realidad los deseos de los propietarios. Asimismo, también es recomendable pedir la opinión de amigos o familiares allegados para tener una visión “más objetiva” de la obra o de algún aspecto que no se tenga del todo claro.
reformas bañera ducha

¿Plato de ducha o bañera? Ventajas e inconvenientes

¿Ducha o bañera? Este es el eterno debate. Elegir uno u otro dependerá fundamentalmente de nuestras posibilidades y de nuestras necesidades. El tamaño del cuarto de baño o la edad de los que habitan la casa pueden ser factores determinantes en la elección de una u otra.

Como empresa de reformas, conocemos de primera mano las ventajas e inconvenientes que presentan ambas opciones. Sigue leyendo si quieres saber más al respecto.

Ventajas e inconvenientes de la bañera

Darse un baño relajante con música de fondo es todo un placer pero, ¿disfrutas de este tipo de baños con tanta frecuencia como para que compense los inconvenientes de una bañera?

Entre las ventajas que ofrece una bañera podemos destacar:

  • Es la mejor opción para los niños, pues combinan la higiene con el juego.
  • Va más allá de la propia higiene, es una experiencia que nos permitirá eliminar el estrés acumulado. Puedes tumbarte y relajarte en la bañera.
  • Si tienes mascota, la bañera facilita bastante la tarea al darle un baño.
  • La más obvia: en la bañera puedes ducharte, pero en la ducha no puedes bañarte.

Pero no debemos pasar por alto las desventajas que presenta:

  • Requiere bastante más espacio que un plato de ducha.
  • La cantidad de agua utilizada es bastante mayor, lo cual repercutirá en la factura.
  • Es un obstáculo importante para las personas con movilidad reducida.

Ventajas e inconvenientes de la ducha

A continuación, enumeraremos algunas de las ventajas que presentan los platos de ducha:

  • Requiere de un espacio menor, por lo que son más convenientes para cuartos de baño pequeños.
  • El ahorro de agua será bastante mayor.
  • Existe una gran diversidad de modelos para adaptarse con facilidad a cualquier espacio.
  • Hay modelos a ras de suelo que son más accesibles para las personas mayores o con movilidad reducida.
  • Tendemos a ducharnos más que bañarnos.

Y entre los inconvenientes que presenta:

  • No proporciona la misma experiencia relajante de un baño, aunque existen sistemas de ducha preparados para tal fin.
  • Es menos práctico para el aseo de niños y mascotas.

Inconvenientes de la ducha:

  • Nunca nos podrá proporcionar la misma experiencia relajante de un baño si bien hoy en día existen sistemas de ducha que emulan a los spa.
  • A quienes tengan niños, les resultará menos práctico su aseo diario.
  • A priori, la ducha es la mejor opción cuando se dispone de poco espacio y bañarse no es una prioridad para ningún miembro de la familia. La bañera, en cambio parece la mejor opción para aquellos que tiene niños, mascotas o priorizan los baños  a pesar de que generen mayores gatos.

Como empresa de reformas en Huelva, creemos que estas dos opciones no son incompatibles entre sí. Si dispones de dos cuartos de baño o uno lo suficientemente grande, puedes contar con ambas. ¿Y tú? ¿Qué prefieres?