reformas huelva viviendas

Consecuencias de mantener una vivienda cerrada mucho tiempo

Desde hace unos días nuestro país vive en estado de alarma, lo que entre otras cuestiones, limita los viajes de las personas a su segunda vivienda, generalmente situada en las playas de nuestra geografía. Dado que ya estamos en primavera, en circunstancias normales, muchas personas ya habrían vuelto a pisar, o estarían preparándose para hacerlo (con motivo de la Semana Santa, por ejemplo), estas viviendas vacacionales tras varios meses de ausencia. Para entender cómo puede afectar esta parálisis a nuestra vivienda, desde Onuasistencia hemos preparado este artículo.

Curiosamente una vivienda sin uso sufre un mayor deterioro que aquella que está ocupada. El paso del tiempo siempre afecta a una vivienda aunque hayamos protegido a conciencia todos sus elementos, pues hay algunos, como las instalaciones internas de agua o electricidad, que difícilmente se pueden proteger. Esto contribuye, por ejemplo, a la aparición de humedades que, incluso, pueden originarse a consecuencia de averías ajenas a nuestra vivienda. Una bajante comunitaria en mal estado o filtraciones desde viviendas colindantes suelen ser dos causas muy comunes. Por ello, es recomendable tener siempre localizados a los propietarios de estas viviendas por si hay que contactar con fontaneros profesionales.

Tampoco hay que olvidar que muchos aparatos eléctricos pueden dejar de funcionar si no se activan durante algún tiempo. Siempre que sea posible, lo mejor es dejar los electrodomésticos desenchufados, pues si están conectados a la red (y el cuadro está activado) es posible que sufran algún golpe de tensión que puede dejarlos inutilizados.

Si la vivienda cuenta con jardín hay que tener especial cuidado, sobre todo si hay árboles de cierta altura. Las rachas de vientos fuertes pueden hacer que se desprenda alguna rama y provoque algún destrozo con su impacto. Asimismo, las hojas secas, al caerse, pueden taponar los desagües y canalones impidiendo que, si llueve, el agua se evacúe con normalidad. Por todo ello, desde Onuasistencia recomendamos contratar los servicios de alguna empresa de mantenimiento de edificios que cuide el jardín y vigile que no ocurre ninguno de estos sucesos señalados.

Por último, aunque no es un aspecto que afecte a la integridad de la vivienda, hay que tener en cuenta algunas cuestiones de seguridad como no dejar objetos de valor a la vista y cerrar bien con llaves o candados cancelas y puertas exteriores. Recuerda que en el mercado existen cerraduras de alta seguridad que evitan que puedan ser saboteadas y dispositivos electrónicos que pueden activar alguna luz o aparato eléctrico para dar la sensación de que la vivienda está ocupada.

Hay muchas preocupaciones que se pueden tomar para evitar todos estos problemas. Por ejemplo, dejar cerrada la llave de paso del agua antes de abandonar la vivienda; desenchufar todos los electrodomésticos como ya hemos señalado; y cerrar concienzudamente puertas y ventanas para evitar que la lluvia u otros agentes externos, como insectos, puedan colarse en el interior. Por supuesto, tampoco se puede olvidar el apartado eléctrico para evitar apagones prolongados que puedan dejar sin luz a la vivienda durante mucho tiempo (dejando inutilizadas las alarmas que tengamos instaladas).

No queremos terminar sin recordarte que, si al regresar a tu vivienda de vacaciones cuando finalice el estado de alarma, encuentras algún tipo de deterioro, contacta con nosotros en nuestro teléfono 24 horas. ¡Estaremos encantados de ayudarte!