10 errores cambiar suelo casa

Los 10 errores más frecuentes al cambiar el suelo de una vivienda

Estos son, sin duda, los meses del año en los que más trabajos de reformas se realizan en los hogares. El principal motivo es el buen tiempo, que ayuda a que los materiales sequen antes y a que haya más horas de luz para poder realizar cualquier trabajo. Como empresa de reformas en Huelva, cada año, muchos usuarios se ponen en contacto con nosotros para realizar pequeñas obras en su vivienda.

Los trabajos más solicitados en estas fechas son la pintura de paredes, modificaciones de revestimientos o la sustitución de solerías, entre otros. Precisamente, sobre este última reforma queremos hoy ofrecer una serie de consejos para evitar los errores más comunes que se deben evitar al cambiar el suelo de un inmueble, pues una mala elección de las baldosas no solo va a condicionar la estética de toda la casa, sino que puede complicar labores de mantenimiento como su limpieza o ir perdiendo poco a poco su acabado original.

El mismo suelo para todo: es una opción muy recomendable elegir el mismo suelo para toda la casa, pues ello contribuye no solo a conseguir una unidad estética y armónica, sino a que los espacios parezcan más grandes de lo que lo son en la realidad.

Pensar en global: en la elección del suelo hay que tener en cuenta todos los demás factores estéticos de la vivienda y el futuro equipamiento que piensa instalarse. No tiene sentido colocar una solería de estilo clásico y apostar por una decoración totalmente moderna, o viceversa. Todos los elementos deben ir en consonancia.

Nuevos acabados: una de las tendencias actuales es la de colocar baldosas oscuras, que transmiten modernidad y sofisticación, aunque hay que ser conscientes de que para que luzcan en todo su esplendor hay que colocarlos en estancias amplias.

La belleza de lo clásico: en los últimos años también se han puesto de moda las baldosas hidráulicas. Como empresa de reformas recomendamos colocar estas piezas formando alfombras rodeadas de baldosas de imitación madera o porcelánicas.

Valorar la utilidad: la estética influye a la hora de decidir el suelo, pero hay que valorar otras cuestiones como el tránsito de la zona donde se va a instalar. Por ejemplo, las baldosas cerámicas, la piedra o el microcemento son tipos de solerías de una resistencia elevada.

Para todas las pisadas: aunque no seas de los que caminan descalzo por la casa habitualmente, es recomendable comprobar el tacto de las baldosas antes de comprarlas, pues en lugares como el baño o el dormitorio se agradece apostal por modelos de tacto suave y cálido, pues es probable que en algún momento te descalces.

Cuidado con el desgaste: si optas por un suelo sintético, como los vinílicos, debes prestar atención a su embalaje, pues no todos tienen la misma resistencia al uso. No hay nada mejor que consultar con un experto para evitar experiencias desagradables en un futuro.

Materiales de calidad: escoger modelos de calidad es una garantía. En resumen, elige modelos naturales pero que se mantengan inalterables y suelos cálidos pero resistentes.

Una base adecuada: independientemente del material, es fundamental que la base donde se va a instalar esté nivelada y lisa. Además, si la vivienda cuenta con problemas de humedad, lo primero es aislar la zona convenientemente.

Tras estos consejos esperamos desde Onuasitencia que si estás pensando en renovar el suelo de tu hogar, le dediques un tiempo a reflexionar cuál es el mejor modelo en base a tus necesidades y las características de tu vivienda.