consejos mantenimiento casa verano

Aprende a mantener tu vivienda de la playa

Como empresa de reparaciones y reformas en Huelva, muchos son los clientes que requieren nuestros servicios en los meses de verano cuando regresan a su segunda residencia (bien en propiedad o alquilada) para disfrutar de nuestras playas. No son pocos los que al llegar se encuentran con sorpresas desagradables como atascos de tuberías, humedades en gran escala, tuberías rotas o cerraduras que ya no funcionan, entre otros casos.

Hay que tener en cuenta que elementos como el agua o la arena de playa pueden afectar a la vivienda más de lo que pensamos. Aparte de las fachadas, agentes ambientales como el sol o las tormentas también afectan al mobiliario.

Además, puedes poner en práctica estos consejos también si eres de los que ponen un apartamento o casa en alquiler durante estos meses. Prestando atención a algunos detalles seguro que puedes hacer la vivienda más atractiva para tus inquilinos, además de ahorrarte algún que otro dolor de cabeza.

Las humedades, “enemigo” a batir

Lo primero que hay que tener en cuenta es el uso que le damos a la vivienda, ya que según la frecuencia con que la visitemos debemos prestar unos cuidados u otros, así como organizar su mantenimiento.

Si solo utilizamos la vivienda de verano en verano, lo mejor será tapar todos los muebles con grandes telas o sábanas antiguas, así los protegeremos mientras la casa permanezca cerrada.

Las humedades suelen aparecer por falta de ventilación. Por ello, mantener la vivienda cerrada por largos periodos puede provocar que aparezcan, sobre todo, en lugares cercanos a tuberías, desagües o bajantes. Una buena práctica para evitar malos olores tras un tiempo sin utilizar la casa es colocar dentro de las habitaciones recipientes con vinagre blanco o bicarbonato.

Examina bien las ventanas y puertas metálicas para evitar posibles oxidaciones. De igual modo, si hay otros elementos metálicos (como verjas o cercados) hay que prestarles especial cuidado para evitar que aparezca óxido. Asimismo, si en el exterior de la vivienda hay elementos de maderas, hay que aplicarles algún producto protector como laca o barniz.

En cuanto al suelo, el principal desgaste viene por la acción de la arena en él. Las baldosas cerámicas, por su facilidad de limpieza son las más recomendables para instalar en estas viviendas, ya que la incidencia de la arena será menor. Además, ofrecen un aspecto cálido muy hermoso. Si te estás planteando cambiar la estética de tu hogar de verano, no dudes en contactar con una empresa de reformas como la nuestra.

Por último, hay que procurar que, siempre que sea posible, se enjuaguen (a ser posible en las duchas habilitadas al efecto) cualquier parte del cuerpo que haya estado en contacto con la arena de playa, afín de evitar que esa arena, al ducharnos en casa, termine por atascar alguna de nuestras tuberías.